A 10 años de la muerte del escritor Armando Tejada Gómez: La guitarra es el nuevo Gutenberg

  Conocido en el mundo entero por su Canción con todos, el mendocino Armando Tejada Gómez, fallecido hace una década,
desarrolló una extensa obra que abarcó, además de sus composiciones, varios libros de poesía, novela, 
y relatos autobiográficos. A todo ello se suman en la actualidad un Centro Cultural que lleva su nombre, 
distintos homenajes programados en el curso del año y la apertura de una página web que brinda información completa 
sobre vida y obra del escritor.

www.tejadagomez.com.ar

Entrevistado por este cronista en ciudad de México, unos años antes de su deceso, el poeta cuyano habló de sus 
presentaciones en teatros como de un tratamiento juglaresco de la poesía; 
la poesía de cuerpo presente que se sostiene con las canciones populares. 
Una especie de antología hablada y cantada.

    Nacido en Mendoza en 1929 y fallecido el 3 de noviembre de 1992, el autor de los libros: Pachamama, 
Tonadas de la piel, Antología de Juan, Los compadres del horizonte, Ahí va Lucas Romero, Tonadas para usar
y Canto popular de las comidas, asegura que: La guitarra es el nuevo Gutenberg que imprime en el viento y a cielo abierto. 
Esto, a su entender: Hace que un poema sea conocido por millones de personas por medio del disco, la radio, la televisión, 
las presentaciones de los intérpretes. Otro elemento que distingue a esta canción popular es la toma de conciencia, 
no hay que olvidar que Martín Fierro invitó a cantar cosas con fundamento.

    Autodidacta, con muchos oficios encima, el escritor mendocino asevera que ha ido creciendo con la poesía. 
Respecto a las distintas fases de su trabajo, explica: En 1974 advertí la necesidad de un cambio sustancial de lenguaje. 
Con Canto popular de las comidas cerré una etapa épica, elegíaca y mesiánica de mi obra. 
Entre esos cambios abordé la narrativa con mis novela Dios era olvido y Cuatrocientas sudestadas; 
además tengo varios libros inéditos de poesía, entre ellos Estado de sangre y Poemas como la gente.

    El poeta mendocino falleció a los 63 años cuando diseñaba un futuro de nuevos libros y presentaciones. 
Respecto a las novelas citadas en la entrevista, Dios era olvido recibió el Premio Internacional de Novela en Bilbao, España, 
mientras que Cuatrocientas sudestadas salió publicada con el título de El río de la legua. 
Por otra parte, sus poemarios inéditos, a los que habría que agregar Capitán del sur y Luz de entonces, 
no salieron por lo menos con esos títulos, aunque Estado de sangre se publicó póstumamente, en 1986, 
como Bajo estado de sangre y en 1994 salió otro libro suyo: Los telares del sol.

    Pablo Neruda a propósito de Ahí va Lucas Romero, sentenció: Me parece un documento de belleza y contenido 
excepcional, al tiempo que Ezequiel Martínez Estrada prefería Los compadres del horizonte, libro del que dijo: 
Lo guardaré como una verdadera obra maestra. De su lado, el poeta Julio Félix Royano recuerda el momento 
cuando Tejada llegó a Buenos Aires a mediados de los años 60: Nosotros editábamos la revista Mensaje y Tejada, 
que colaboraba desde Mendoza donde era locutor de radio, nos visitó. Cuando decidió erradicarse en Buenos Aires 
vino a verme al diario La Nación donde yo trabajaba; decía que iba a dedicarse a dar recitales. Nos frecuentábamos. 
Cuando le dieron un premio en España por su novela Dios era olvido, estaba muy entusiasmado; 
recuerdo que me trajo los originales de otro intento de prosa, El río de la legua, buscando una opinión. 
Lo extraño era que se trataba de una novela escrita en endecasílabos. Era un poeta para la música. 
    De sus libro tengo buen concepto de Los compadres del horizonte y Ahí va Lucas Romero, que es el libro que 
mejor representa su tierra cuyana y al carácter de los hombres que conocía bien. 
Utilizaba mucho a la palabra compadre, que es una de las modalidades cuyanas por excelencia. 
De sus composiciones me gusta una pieza de largo aliento, Hay un niño en la calle, que nos lo devuelve como poeta 
para ser leído. Era un poeta a la antigua como para ser dicho a toda voz sobre el escenario. 
Él decía con gran elegancia y mucho vigor.

    Otro escritor que lo trató personalmente y que conoce a fondo su obra es Eugenio Mandrini: Tejada Gómez sabía que 
la poesía, para llegar al sentimiento del paisaje y del hombre, debe estar hecha con todo lo pequeño, lo grande y lo insólito. 
De ahí que se prodigara en libros recordables, como Los compadres del horizonte y Ahí va Lucas Romero, y en canciones 
que aun agitan la memoria, al tiempo que leía sus poemas en cualquier lugar propicio de la tierra  el infierno, 
y contribuía a la formación de agrupaciones de arte popular, como fue, allá por la década del 60, el transformador 
movimiento de la nueva canción. Son pocos los que como él hicieron del espíritu poético y la tenacidad militante, 
un cuerpo resistente capaz de luchar por un mundo nuevo o dar vuelta éste, más allá de hostilidades e indiferencias que 
pesan sobre todo hacedor. Su poesía llena de hallazgos y desmesuras, con su raíz de canto, su afirmación de la realidad 
y su tono épico, forma parte de la mitología americana.

    Por otro lado, además de la página web citada al principio de esta nota, hay que decir que hace dos años se creó el 
Centro Cultural Armando Tejada Gómez con el propósito de difundir su obra, crear lugares de encuentro entre artistas 
populares y reeditar su obra completa.

                                   Jorge Boccanera


Recuadro: La Nueva canción

    Alternando el libro con la oralidad, la letra y el recitado, Tejada Gómez, hijo de un tropero que llevaba caballo 
de Mendoza a Chile, fue canillita, lustrador de zapatos y albañil, y se convirtió en un verdadero juglar. Autor de temas
tan populares como Volveré siempre a San Juan, Fuego en Animana, Canción de las pequeñas cosas y su popularísima 
Canción con todos, traducida al danés, finlandés, hebreo, ruso, francés, inglés, italiano, entre otras lenguas, fue uno de 
los fundadores a principios de los años 60 del movimiento del nuevo cancionero junto a Tito Francia, Mercedes Sosa, 
Oscar Matus y Eduardo Aragón.

    Los antecedentes del movimiento de la nueva canción, explicó en una entrevista, estarían en poetas como Juan Gualberto
Godoy, quien decía sus versos acompañado de guitarra a mediados del siglo XIX y en los cielitos de la independencia de 
Bartolomé Hidalgo e Hilario Ascasubi, y luego en la obra de Atahualpa Yupanqui y Buenaventura Luna, 
pero también en Gardel y Le Pera, con la canción urbana.

    En 1963 salió su primer disco con sus poemas: Sonopoemas del horizonte al que siguieron diversas cantatas y 
espectáculos donde alternó escenario y trabajos con Dino Zaluzzi, Rodolfo Mederos, César Isella, Jaime Dávalos, 
Cuarteto Zupay y Gustavo Cuchi Leguizamón, entre muchos artistas.

   Viajero que llevó su palabra por diversos países del mundo, presentó en México su espectáculo Canción con todos, 
al tiempo que con el músico Naldo Labrín, afincado en los años 80 en tierra azteca, y el grupo Sanampay, dio forma a 
la cantata Coral terrestre.

Volver <<<