Mendoza, Argentina, Lunes 11 de noviembre de 2002


Se inaugura hoy la feria del libro en homenaje a Armando Tejada Gómez

La agenda de actividades en el auditorio Angel Bustelo resulta tan extensa como interesante. Abre la Feria del Libro en Mendoza con un objetivo claro: revalorizar lo nuestro. Una oportunidad para reencontrarse con la cultura de esta tierra. Desde hoy a las 19 y hasta el 3 de noviembre, se desarrollará la Semana de las Letras, cuya veta mendocina surgirá a partir de un objetivo: “Homenaje a Armando Tejada Gómez”.



La venta de libros en Mendoza ha conseguido un grado de estabilidad que se convierte en la envidia de otras provincias. La presencia de chilenos, en sus roles de turistas y compradores compulsivos, dejó a los diferentes tipos de literatura como un blanco fácil de alcanzar. Si la diferencia cambiaria hace de las ofertas argentinas una tentación para los trasandinos, ni hablar cuando de lectura se trata.



De ahí que varios responsables de editoriales y librerías tomen esta feria “como una cuestión cultural más que comercial” enfatizó Debora Miyara, del Centro Internacional del Libro. En cierta forma también servirá para dar mayor difusión a los escritores y las obras mendocinas y argentinas en general.



La propuesta de la Subsecretaría de Cultura de la Provincia fue bien recibida. Es como darle una inyección a la oferta y demanda literaria. Habrá puestos para todos los gustos y precios que, descuentos mediante, podrán acercarse al poder adquisitivo del público local. La entrada, por supuesto, será gratis.



Desde que el dólar se despegó del peso, los libros editados en Argentina sufrieron un aumento que ronda el veinte por ciento. Peor fue el panorama de los títulos que vienen del extranjero. Ciertas editoriales subieron los costos de sus ejemplares al ritmo de la cotización de la moneda estadounidense.



“Vamos a intentar poner todo el material de autores mendocinos que tengamos, aunque sabemos que son libros que no se consiguen fácilmente”, explicó Miyara.



Quien recorra los pasillos del Bustelo podrá toparse, sin imaginar que es posible dar con un ejemplar semejante, con una primera edición de una obra del mendocino por adopción Alfredo Bufano, editada en el año 1937. Esa es la propuesta que pondrá a la vista, por ejemplo, Iván Miszei en el stand de su librería.



“Vamos a exponer primeras ediciones de autores mendocinos, con libros de finales del siglo XIX. Además vamos a tener obras completas de clásicos con versiones y encuadernaciones antiguas”, comentó.



La diferencia de precio entre la Feria y el local del Centro será, en este caso, de un quince por ciento más barato para los visitantes de la muestra.



De visita



El corte de cinta para inaugurar la exposición estará a cargo de Rubén Stella, secretario de Cultura de la Nación. Su presencia, lejos de planteamientos políticos, es tomada por algunos sectores involucrados como un “gesto federal” dentro de la distancia que suele sentirse desde Mendoza en este tipo de actividades.



Andrés Rivera (La revolución es un sueño eterno), el chileno Volodia Teitelboim (Un muchacho del siglo veinte), Reynaldo Sietecase (Un crimen argentino), Federico Andahazi (El Anatomista), Ana María Shua (El libro de los recuerdos) y Ana Jofre Cabello (Historias de aquí y de allá, de Argentina y Baleares) aparecen como las celebridades que le darán un toque de distinción la Feria. Sus charlas y exposiciones se convertirán en otra arma de seducción hacia el público.



En los pasillos, aquellas personas que tengan cierta cercanía con las letras locales, también podrán codearse con autores mendocinos independientes, quienes además tendrán un stand propio para exhibir sus libros.